Mostrando entradas con la etiqueta Viena. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Viena. Mostrar todas las entradas

24.8.13

Richard Strauss: Der Rosenkavalier. Thielemann



Opera de Viena 5/11/2005. Soile Isokoski (Mariscala) Genia Kühmeier (Sofía) Angelika Kirchschlager (Octavio) 
Staatsopernorchester - Christian Thielemann (Director)

11.7.13

ImPulsTanz 2013


Rodrigo Sobarzo de Larraechea "A P N E A" © Christine Brorsson


Liquid Loft / Chris Haring & Staatstheater Kassel "LEGO LOVE" © Nils Klinger


"Qu'est-ce qui nous arrive ?!?" (Was ist los mit uns?!?) Drawing © François Olislaeger

18.7.12

El enfant terrible de Viena


 Gustav Klimt, Beethovenfries (detail) © Vienna, Belvedere

Un inusitado estudio de Klimt que contempla el conjunto de su obra en el contexto de sus contemporáneos.

Los innumerables eventos organizados en conmemoración del 150.º aniversario del nacimiento de Gustav Klimt demuestran el enorme interés que continua despertando. No obstante, ni la prensa ni el público necesitan grandes efemérides para hablar del artista. Solo en agosto de 2011 se publicaron en internet más de doscientos artículos sobre él, frente a los escasos setenta que mereció Rembrandt durante ese mismo periodo de tiempo. Su constante presencia en los medios animó al editor Tobias G. Natter a plantearse el valor que podría tener la compilación del presente libro. En vida, Klimt fue una estrella controvertida cuya obra despertaba pasiones, un representante del modernismo que al mismo tiempo encarnaba la tradición. Sus cuadros polarizaron y enfrentaron al mundillo artístico. La prensa y el público en general se vieron divididos por una pregunta muy concreta: ¿A favor o en contra de Klimt?

El presente volumen, por tanto, concede especial atención a las voces contemporáneas de Klimt a través de una serie de ensayos en los que se examinan las reacciones ante su obra a lo largo de su carrera. La temática abarca desde el modo en que el artista retrata a la mujer hasta el cambio de rumbo hacia el paisajismo en la segunda mitad de su vida. El tópico de que Gustav Klimt era un hombre parco en palabras que rara vez puso sus pensamientos por escrito queda desmentido: esta monografía incluye nada menos que 231 cartas, tarjetas, escritos y otros documentos; casi toda la correspondencia que se conoce de Klimt. Esta efusión de material de archivo, que el presente volumen reúne por vez primera a semejante escala, supone una importante contribución a las labores de estudio del artista.

Tobias G. Natter estudió historia del arte e historia en las universidades de Innsbruck, Munich y Viena. Trabajó en la Österreichische Galerie Belvedere de Viena durante quince años. De 2001 a 2002 fue comisario de la Neue Galerie de Nueva York. Desde 2006 hasta 2011 dirigió el Museo de Vorarlberg de Bregenz y fue responsable de las nuevas instalaciones del museo y la reorganización de la colección. Desde octubre de 2011 ha sido el director del Museo Leopold de Viena. Sus abundantes publicaciones y su concepción y organización de exposiciones sobre el tema “Viena en torno al 1900” han hecho de él un experto reconocido internacionalmente en el arte vienés del cambio de siglo.

Klimt
Tobias G. Natter - Taschen
Tapa dura, 29 x 39,5 cm, 676 páginas, € 150
ISBN 978-3-8365-2795-8
Edición: Inglés
Disponibilidad: 09/2012


24.6.11

Récord de Egon Schiele en Sotheby's de Londres



 Egon Schiele - Häuser mit bunter Wäsche, “Vorstadt“ II, 1914 - 100.5 x 120.5 cm.

La obra Häuser MIT Bunter Wäsche, "Vorstadt" II, de 1914, del pintor austriaco Egon Schiele (1890-1918), se convirtió ayer, jueves 23/06/2011, en la más cara de ese artista nunca subastada, doblando el anterior récord. La puja por la obra, celebrada en Sotheby's de Londres, se cerró en los 24,6 millones de libras (27,6 millones de euros).

El lienzo de Schiele fue comprado, el mismo año en que fue pintado, por el amigo del pintor y su mayor mecenas, Heinrich Böhler, cuya viuda acabaría vendiéndolo en 1952 a Rudolf Leopold, fundador del Museo Leopold de Viena, que cuenta con la mejor colección del artista.

La pintura, un óleo sobre lienzo, se inspira en motivos sacados de Krumau. Fue en esta ciudad del sur de Bohemia donde nació la madre de Schiele. Hasta allí se trasladaron el artista y su amante Walburga (Wally) Neuzil en 1911 con el fin de escapar de la atmósfera cerrada de Viena. Irónicamente, fueron expulsados de la ciudad por el desacuerdo de sus habitantes con su estilo de vida liberal, y la pareja regresó a Viena un año más tarde.

El dinero obtenido con la venta será utilizado en parte para compensar con 19 millones de dólares (13,27 millones dólares) a los herederos de Lea Bondi Jaray, un comerciante de arte judío que perdió otra obra, que retrataba a Wally, a manos de los nazis cuando huyó de la capital en 1939, tras la anexión del país por Alemania. El Museo Leopold conserva en su colección otros ocho paisajes urbanos de Schiele de excelente calidad. NP

17.8.10

Vienne 1900 : Klimt, Kokochka, Moser, Schiele

Gustav Klimt (1862-1918)Rosales debajo de los árbolesHacia 1905Óleo sobre lienzoAlt.110; Anch.110 cm.París, museo de Orsay© photo RMN

La capital del Imperio Austro-húngaro conoce fecundas metamorfosis artísticas desde fines del siglo XIX hasta el inicio de la Primera Guerra Mundial. El año 1918 está marcado por la desaparición de Klimt, Schiele y Moser. Durante esos dos decenios principalmente, se produce la transición sin rupturas del simbolismo al expresionismo. Pese a la persistencia de género y codificaciones bien establecidos, surgen nuevas estéticas en el retrato, el paisaje e incluso la alegoría. Estas nuevas formas toman a veces un giro deliberadamente decorativo. La descripción naturalista evoluciona así hacia un recomposición estilizada de la realidad, que conduce a reconsiderar los puntos de vista, los principios de la composición y la función del color.

Valérie Manuel presenta el movimiento artístico al que pertenecieron Klimt, Schiele, Kokoschka y Moser, describiendo la época y el clima social en el que nació. La película lleva al telespectador a Viena, entre 1897 y 1918. Viena, una ciudad en plena decadencia, donde el arte es el patrimonio de la aristocracia, y donde los artistas, sometidos a la censura, están al servicio del Estado. En un contexto, limitado y poco permisivo, algunos de ellos intentan encontrar una nueva vía y shokean a la burguesía local.




13.8.10

El tercer hombre. The Third Man

El tercer hombre de Graham Greene

Viena, 1947. El norteamericano Holly Martins, un escritor de novelas policíacas, llega a la capital austriaca cuando la ciudad está dividida en cuatro zonas, ocupada por los aliados de la Segunda Guerra Mundial. Holly llega reclamado por un amigo de la infancia, Harry Lime, que le ha prometido trabajo. Pero el mismo día de su llegada coincide con el entierro de Harry, quien ha sido atropellado por un coche. Allí conoce a la novia de Harry, Anna, de la que pronto se enamora.

Sin embargo, las versiones contradictorias y el clima de misterio que envuelve todo, llevan a Holly a investigar el caso, pues sospecha que su amigo vive. El Mayor Calloway, de las fuerzas de ocupación británicas, le convence de que Lime es un peligroso delincuente que se ha refugiado en la zona soviética. Así, Holly descubre que Harry no era la persona enterrada, sino un traficante de penicilina adulterada.

Entonces se decide a colaborar con las autoridades, y se presta como cebo para capturar a Harry Lime. Al final, tras abatir a tiros a su enigmático y antiguo amigo, perseguido y acosado en los canales de las alcantarillas de Viena, Anna pasará al lado de Holly despreciándole.

Escena claustrofóbica, con gran fuerza dramática, que consigue que, el hasta entonces vil y odiado Harry Lime (extraordinario, como siempre,Orson Wells que llena la pantalla de magnetismo y fuerza con su sola presencia) , nos produzca lastima, pues esta siendo cazado como un animal herido que solo busca su supervivencia.

Actores magníficos, una banda sonora mítica, un argumento sumamente atractivo e inteligente, el trasfondo de la Viena de posguerra ..... un PELICULÓN!!!!




El tercer hombre. The Third Man

  • EE.UU./Gran Bretaña. 1949. 104 min. B/N.
  • Productores: David O. Selznick, Alexander Korda y Carol Reed.
  • Director: Carol Reed.
  • Argumento: Graham Greene.
  • Guión: Graham Greene, Carol Reed y Mabbie Poole, con la colaboración de Orson WeIles.
  • Fotografía: Robert Krasner.
  • Música: Anton Karas.
  • Intérpretes: Orson Welles (Harry Lime), Joseph Cotten (Holly Martins), Alida Valli (Anna Schmidt), Trevor Howard (Mayor Calloway), Paul Hörbiger (El portero), Ernst Deutsch (Barón Kurtz), Erich Ponto (Dr. Winkel), Siegfried Breuer (Popescu), Bernard Lee (Sargento Paine), Wilfred Hyde-White (Crabbin), Geoffrey Keen (Policía inglés), Annie Rosar (La portera), Hedwig Bleibtreu (La anciana), Herbert Halbik (Hansel), Alexis Chesnakov (Brodsky).

El tópico nos dice que estamos ante una película de O. Welles. Es cierto. En ninguna otra película que se haya realizado se deja sentir tanto la presencia del actor en el pulso que toma la dirección como en esta; pero de ahí a la autoría hay un paso gigantesco que olvidaría otros hallazgos de esta obra maestra. Lo que está claro es que Welles tuvo libertad absoluta de componer su fascinante H. Lime, no sólo rescribiendo su parte (todo ese magnífico discurso sobre la democracia y el reloj de cuco es suyo), sino dirigiendo sus secuencias. Prueba de ello es leer el guión de Greene, ahora ya tomado como una novela más de él, pero que en origen fue un guión encargado por el productor, A. Korda, y ver toda la construcción que realizó Welles en el que, junto con Kane y el capitán Quinlan, es su mejor personaje.

“El tercer hombre” tiene muchas historias, pero podemos resumir todas en un binomio: amistad / traición. Martins, un espléndido J. Cotten, llega a una Viena “un poco destruida por las bombas”, invitado por su amigo H. Lime, para descubrir que éste ha fallecido en un extraño accidente. Sobre esta premisa, la sabiduría de Carol Reed despliega una serie de momentos inolvidables, en un viaje lleno de cinismo por esa jauría humana que alumbra la posguerra y que tienen en las cloacas una de sus vías de comunicación.

Para eso C. Reed reinventa el expresionismo dotando a la dirección de un regusto barroco que será la marca de estilo: ángulos novedosos que casi nunca respetan la horizontalidad del plano, infinidad de picados y contrapicados, que hasta hacen creer a uno de los personajes que el cielo se halla en el suelo y el infierno en el cielo, juegos con la profundidad de campo como el maravilloso plano de presentación de Welles. Todo este toda a la película de una tensión única.

El reparto sólido y sensacional. Destacando, aparte de los mencionados, una Alida Valli que se eleva al estrellato tras esta película, o un Trevor Howard tan distinguido como siempre y que borda su papel.

Como decía la película esta llena de momentos únicos. Dejando aparte los ya conocidos: el plano de presentación de Welles, la persecución por las cloacas, la secuencia de la noria, hay dos que destacaría por encima de los demás: la secuencia de la delación echa a manos de un tierno niño. Una secuencia magistral, que sigue produciendo una angustia enorme al contemplarla y ver como ese tierno niño de dos años puede convertirse en un monstruo feroz; y por supuesto ese plano final y larguísimo que cierra la película de un modo desolador y renegando de una regla de oro: el final feliz.

Suena las notas de A.Karas. Siéntate y relájate; ¡estás de suerte! Harry Lime no ha muerto, ni el buen cine tampoco, te esperan noventa minutos de impagable celuloide. Strhoeimniano para FILMAFFINITY.

30.12.09

Concierto de Año Nuevo 2010 en Viena


El director de orquesta francés Georges Prêtre durante el ensayo con la Orquesta Filarmónica de Viena.

EL concierto de Año Nuevo en Viena, bajo la batuta del francés Georges Prêtre.

Por Pierre Feuilly (AFP)

El concierto de música clásica más mediático del mundo, el dado en Año Nuevo por la Orquesta Filarmónica de Viena, será dirigido el viernes, por segunda vez, por el director de orquesta francés Georges Prêtre y transmitido por televisión a 72 países de todo el mundo.

Cuatro países se agregan a la larga lista de los que transmiten este tradicional concierto, consagrado al vals vienés de la familia Strauss y cuyo origen se remonta a 1939: Mongolia, Mozambique, Sri Lanka, Trinidad y Tobago.

En total, cerca de 50 millones de telespectadores escucharán este concierto excepcional, desde Albania a Uruguay, pasando por Australia, China, India, Japón, Estados Unidos y Rusia.

Otra novedad este año, el vestuario del ballet fue creado por el diseñador italiano Valentino, que, tras poner fin a su larga carrera en la alta costura, emprende una de diseñador de trajes de ballet manteniéndose fiel a su color predilecto, el rojo.

Para la edición 2010 del concierto de Año Nuevo, la Orquesta Filarmónica recurrió a dos bailarines estrella de la Opera de París, la italiana Eleonora Abbagnato y el francés Nicolas Le Riche, y al coreógrafo italiano Renato Zanella.

También por vez primera, el concierto será difundido en alta definición y podrá ser seguido en directo por internet, a través de uno de los portales de la televisión estatal austríaca ('http:/TVthek.ORF.at').

Para Georges Prêtre, de 85 años de edad, se trata del reconocimiento de su larga relación con Viena y la Orquesta Filarmónica, a la que él dirigió por primera vez en 1962. Único director de orquesta francés invitado al prestigioso concierto, Prêtre tuvo un gran éxito en su debut en él, el 1 de enero de 2008.

"Para mí, es una relación excepcional de confianza que continúa y que me permitirá, por segunda vez, transmitir al mundo entero, a través de la música, un mensaje de amor y de paz", declaró el director francés.

Como es habitual, las entradas para el concierto se vendieron en el mundo entero con un año de antelación.

Elegido por los músicos que, desde la creación de la Filarmónica en 1842, administran ellos mismos la orquesta, Georges Prêtre forma parte del grupo de 13 directores (de los que es el decano) que han tenido la batuta en este exclusivo club vienés, junto con Willy Boskovsky, Herbert von Karajan, Carlos Kleiber, Nikolaus Harnoncourt, Clemens Krauss, Lorin Maazel, Claudio Abbaddo, Riccardo Muti, Zubin Mehta, Seiji Ozawa, Mariss Jansons y Daniel Barenboïm.

Para la edición 2010, Georges Prêtre y la Filarmónica de Viena previeron algunas novedades, entre ellas un homenaje al compositor Otto Nicolai, cuyo bicentenario será celebrado en 2010.

Además del culto de la música y del vals vienés, el concierto de Año Nuevo es para la Filarmónica de Viena una ocasión de mejorar sus finanzas, gracias a las ventas de CD y DVD.

30.6.09

LA VIENA DE KLIMT


Fundación Juan March - CICLO OCTUBRE 2006 LA VIENA DE KLIMT CON MOTIVO DE LA EXPOSICIÓN LA DESTRUCCIÓN CREADORA Gustav Klimt, el Friso de Beethoven y la lucha por la libertad del arte.

Los días 11, 18 y 25 de octubre de 2006 se presento una exposición, en la Fundación Juan March en Madrid, sumamente interesante y atractiva. Me pareció un tema cautivador y atrayente para compartirlo ya que tuvo un gran éxito. Bajo el lema "La exposición, la destrucción creadora: Gustav Klimt, el Friso de Beethoven y la lucha por la libertad del arte" a continuación podemos introducirnos en el universo de Klimt y la Viena del 1900.


LA VIENA DE KLIMT
11, 18 y 25 octubre 2006

La cultura vienesa de fines del siglo XIX y comienzos del XX alcanzó un inusitado esplendor en el pensamiento, en las artes y en las ciencias. La Viena de Klimt, Kokoschka o Schiele es la Viena de Freud, Wittgenstein, Musil o Schönberg, por sólo citar algunos nombres. La Fundación Juan March ha programado para octubre un ciclo de tres conciertos titulado "La Viena de Klimt ", con motivo de la exposición del artista vienés.

La cultura vienesa de finales del siglo XIX y comienzos del XX, es decir, en los últimos años del Imperio Austrohúngaro que la primera guerra mundial se llevó por delante, alcanzó un inusitado esplendor en todas las artes, en el pensamiento y en las ciencias. Esta increíble ebullición en todas las ramas del árbol luliano del saber estuvo acompañada por un mordaz sentimiento de decadencia y de acerado sentido crítico pocas veces igualado. Nombres como Freud, Wittgenstein, Boltzmann, Schnitzler, Musil, von Hofmannsthal, Loos, Olbrich, Klimt o Schöenberg convivieron con un arte y un pensamiento academicista que vio en ellos y en sus seguidores los atisbos de una degeneración y una decadencia que no estaba precisamente en este arte naciente, sino en el sistema. La Secesión, el movimiento artístico renovador, nace justamente cuando los grandes nombres del pasado iban desapareciendo: Bruckner (1896), Brahms (1897), Johann Strauss II (1899)…; y alguno más, aunque prematuramente, como Wolf (1903).


Puedes leer todo el materia informativo en PDF