Mostrando entradas con la etiqueta Pedo Almodovar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pedo Almodovar. Mostrar todas las entradas

25.9.09

Almodóvar, nuestro enfant terrible, cumple 60 años


"Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón", 1981

Si existe la definición de director estrella en España, a su lado viene la foto de Pedro Almodóvar. En una industria raquítica como la española el manchego ha conseguido que cada nuevo estreno se convierta en un acontecimiento nacional. Además ha conseguido un reconocimiento internacional que no se veía desde los tiempos de Luis Buñuel, y todo esto sin tener que emigrar a Hollywood. Su polémico cine tiene tantos detractores como admiradores y, muchas veces, no admite un término medio. Con casi 20 títulos a sus espaldas es el momento de repasar su carrera.

El antiguo ‘enfant terrible’ de la movida madrileña nació en Calatrava de la Calzada, un pequeño pueblo de Ciudad Real, donde fue criado por un grupo de mujeres de carácter, este hecho se reflejaría fuertemente en su filmografía, donde las mujeres tendrán siempre los papeles protagonistas mientras que los hombres están en un segundo plano. Además reflejará el mundo de su infancia en “Volver”, una película que dedicó a su madre que acababa de morir.

Tras estudiar el instituto en Cáceres emigró a Madrid a los 16 años para intentar estudiar cine pero al encontrarse con la Escuela de Cine cerrada pasó a trabajar como oficinista en Telefónica. Fue durante estos años de formación cuando el joven Almodóvar comenzó a juntarse con algunos de los principales integrantes de lo que luego sería conocido como movida madrileña. Creó fanzines y comics, trabajó en el teatro con una joven Carmen Maura y realizó sus primeras incursiones cinematográficas en Super 8 como “Folle… folle… fólleme Tim” en 1978. Dos años después estrenaría la que es considerada su primera película “Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón” con Carmen Maura y Alaska como protagonistas. La historia dice mucho sobre los personajes de Almodóvar, para el director “seres humanos fuertes y vulnerables que se abandonan a la pasión, que sufren el amor y se divierten” para una parte de la crítica “yonkis, putas y maricones que muestran una visión que nos identifica con esos estereotipos”. Lo único cierto es que la cinta creó la polémica suficiente para que Almodóvar no tuviese que recurrir más a los amigos para financiar sus películas.


Con “Laberinto de pasiones” continúo con su peculiar visión de Madrid y su movida, es la época en la que junto a McNamara, el director canta aquello de “Sí, voy a ser mamá, voy a tener un bebé…”. Almodóvar se divierte en una ciudad que en ese momento se libra de muchos años de represión a base de ‘modernidad’, punk y un estilo ‘cutre-lux’. Aun así no será hasta “¿Qué he hecho yo para merecer esto?” cuando Almodóvar ruede su primera película realmente buena. Acercando su estilo a un cierto costumbrismo berlanguiano consigue una radiografía de los extrarradios de las grandes ciudades. Después de esto, tras el pinchazo que supuso la insufrible “Matador”, Almodóvar engarzó tres de sus mejores películas, con las que además comenzó a tener cierta repercusión internacional, sobre todo a raíz de la nominación al Óscar de “Mujeres al borde de un ataque de nervios”. Las otras dos películas eran “Laberinto de pasiones” y “Átame”, gracias a estas películas Antonio Banderas dio el salto a Hollywood para convertirse en una estrella (y no volver a rodar una buena película en años). Con estas tres películas se puede ver como el universo de Almodóvar se acerca al melodrama para instalarse definitivamente allí.

La crisis y el resurgir

Luego Almodóvar pasará por una crisis que le llevará a filmar las flojas “Tacones lejanos” y “La Flor de mi secreto” con Marisa Paredes y ese insulto cinematográfico que es “Kika”, una parodia de los “reality shows” con las que recibió los primeros palos críticos de su carrera. En 1997 se vio algún signo de recuperación con “Carne trémula” (a pesar de Liberto Rabal) pero nada hacía presagiar que lo mejor estaba por llegar. En 1999 estrenaba “Todo sobre mi madre” una película que veía a un Almodóvar que había crecido enormemente como realizador cinematográfico, sin renunciar para ello a su personal universo y personajes. Con un estilo visual mucho más refinado el director manchego consiguió emocionar a los espectadores de medio mundo y conseguir un Óscar que se le había resistido en tres ocasiones anteriores.

Dos años después aparecía “Hable con ella” la obra definitiva del realizador y una de las películas más hermosas de lo que llevamos de década. Almodóvar le daba todo el protagonismo a los hombres en una película en la que las mujeres son simplemente sombras a las que se habla. El propio director lo explicó de esta forma: “Es una película que tiene que ver con los afectos, la enfermedad y la muerte. Y está protagonizada por los hombres, a sí que ya no podrán decir que sólo se dirigir a mujeres. Hay más misterio en las lágrimas masculinas que en las femeninas. Al parecer, los hombres me inspiran tragedias “. El Óscar al Mejor Guión Original, el Bafta y el César que ganó no le quitaron la decepción de los Goya donde no ganó ni un solo premio.

Para sus dos siguientes obras Almodóvar recurrió a obras semiautobiográficas. Con “La Mala Educación” levantó ampollas en el sector clerical con su película sobre los abusos sexuales en los colegios religiosos. Lo curioso es que el manchego ya había tocado este tema con “La ley del deseo”, una película donde el personaje interpretado por Carmen Maura, un transexual, visita al cura que le educó de pequeño. Para su siguiente película volvió a sus orígenes manchegos y recuperó a su primera musa, Carmen Maura, después de casi 20 años. El resultado fue “Volver” con la que volvió a demostrar su maestría a la hora de dirigir actrices consiguiendo un resultado excepcional de todas ellas. Un hecho que fue reconocido en el Festival de Cannes con un premio conjunto a todo el plantel femenino de la película. Además en otro de sus característicos juegos de autorreferencias en “La Mala Educación” ya había adelantado este proyecto cuando en la oficina del cineasta Enrique Goded (interpretado por Fele Martínez) se puede ver el cartel de la película “La abuela fantasma”, una clara referencia al personaje de Carmen Maura. Sin duda, una de sus mejores películas.

Por último, este año ha estrenado “Los abrazos rotos” un homenaje al cine de su admirado Douglas Sirk que ha recibido una mezcla de elogios y críticas que le han llevado a quedarse fuera de la carrera por los Óscar. Ahora estrena la película en EEUU donde es toda una celebridad, los mejores actores quieren trabajar con él y cuando a alguien le preguntan algo sobre el cine español, la respuesta es siempre la misma, “Pedro Almodóvar”. Quizás su sombra sea demasiada alargada pero lo cierto es que este hombre ha hecho las mejores películas de nuestro cine en los últimos tiempos. La triple B del cine patrio (Buñuel, Berlanga y Bardem) tendrá que hacer hueco para la A de Almodóvar. Por Sergio Ariza Lázaro - www.diariocritico.com


Pepi Luci Boom y otras chicas del montón - 1980

Que he hecho yo para merecer esto - 1984

"Matador" (1985)
"La Ley del Deseo", 1986

"Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios", 1987

"La Mala Educación", 2004

"Todo sobre mi Madre", 1999


Faltan, si señores ya se!!

27.2.09

El vestido vintage de Penélope Cruz en los Oscar


Pareciera ser que antes que la española Penélope Cruz vistiera un modelo vintage nadie lo hubiese hecho; esto no es así, varias han sido las actrices, cantantes de ópera, bailarinas de ballet y vedettes, entre otras corrientes y divinas mujeres de carne y hueso, que han acudido al vintage desde hace muchos años con modelos mas glamorosos y elegantes que el selecto vestido blanco de 60 años, diseño de Pierre Balmain, lucido -deslucido para mi gusto- por la nueva ganadora del Oscar.

Hablamos de un vestido de gasa en blanco roto con escote palabra de honor dibujado desde el pecho hasta la falda compuesta por multitud de capas en forma de drapeados y brocados.

¿Por que tanta prensa hacia este modelo vintage de Balmain, queriendo dar la sensación que escoger el estilo vintage al vestir fuese el último descubrimiento del siglo, y a su vez Penélope Cruz hubiese tenido la idea mas brillante de la década? Ignorancia, cursileria y prensa con un poderoso premio Oscar de por medio.

Es más cómodo y fácil acomodarse a lo que esta pasando que estudiar un poco la historia de la moda, y sobre todo, los diferentes estilos no solo de las diferente épocas y diseñadores sino el las personas a la hora de escoger sus prendas, lo que significa y revela ni mas ni menos, una manifestación de la propia y compleja personalidad.

En el caso de Cruz, no hizo otra cosa que tratar de emular a la eterna e inimitable Audrey Hepburn con uno de sus tantos esplendorosos vestido creados, exclusivamente para ella, por el maestro Hubert de Givenchy. En este caso, se trató de imitar sin suerte, el estilo de la Hepburn en la película Sabrina ( 1945) de Billy Wilder.


Audrey Hepburn - Hubert de Givenchy - Sabrina.

Como dice el personaje de Agrado en "Todo sobre mi madre" de Pedro Almodovar "Porque uno es más auténtico mientras más se parece a lo que soñó de sí mismo".

Miles sueñan con ser la divina Audrey Hepburn, hay que saber, por siempre jamas, que la Hepburn toda la vida brilló con luz propia.

Felicitaciones por el premio.

Por Carolina de Pedro Pascual - © Vintage Barcelona 2008 - 2009.