Mostrando entradas con la etiqueta Henri Matisse. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Henri Matisse. Mostrar todas las entradas

27.3.13

155 millones de dólares por "Le rêve" de Picasso

Por Andrea Aguilar. El País
Miércoles 27 de marzo de 2013

El sonido del codo del millonario Steve Wynn atravesando el lienzo del cuadro de Picasso El sueño fue descripto como "terrible" y abrió un agujero del tamaño de una moneda de dólar, según la escritora y periodista Nora Ephron, presente en la escena del desastre artístico-financiero de octubre de 2006. Muchos más dólares, hasta 139 millones, se perdieron en ese agujero, que rasgó el acuerdo de venta del cuadro que Wynn había sellado -la cifra más alta que ningún lienzo había costado hasta entonces- y tuvo que cancelar.

A pesar de padecer retinitis pigmentosa, Wynn vio aquella mañana claramente el daño causado. "Menos mal que he sido yo", dijo el magnate de Las Vegas ante los demudados invitados a quienes enseñaba el cuadro, su favorito, el mismo cuyo título estuvo a punto de usar como nombre para su hotel. Wynn mostraba orgulloso el cuadro que poco después viajaría a Connecticut y pasaría a manos de Steve Cohen, uno de los prohombres de Wall Street cuyo millonario fondo de inversión, SAC, le había permitido reunir una apabullante colección de arte, que incluye entre otras obras el tiburón en formol de Hirst, por el que pagó 8 millones de dólares.

Pero la historia no terminó ahí. Siete años después Nora Ephron ha fallecido, el cuadro fue restaurado y Steve Cohen está a punto de sellar un caso judicial por especulación con información privilegiada en bolsa, con un acuerdo que asciende a más de 600 millones de dólares. La noticia de ayer, sin embargo, tiene final feliz al menos para Wynn: El sueño ha sido vendido al mismo comprador, Cohen, por 155 millones de dólares, según informó la agencia Bloomberg haciéndose eco de una nota publicada en The New York Post, que no ha sido confirmada ni desmentida.

El retrato de Marie Thérese Walter, en un sillón con la cabeza vencida hacia atrás y el rostro partido en dos, pasa a convertirse en la obra más cara de Picasso, aunque no ha superado los 250 millones por los que fue vendido Los jugadores de cartas de Cézanne en 2011.

Los expertos citados por Bloomberg aseguran que el aumento en el precio final de El sueño ha incluido los gastos de restauración. Mañana, Cohen tendrá que comparecer en la corte federal de Manhattan para cerrar el acuerdo y evitar ir a juicio. Los precios, exagerados o no, parece que nunca lo han asustado.

El ranking de las tres obras que más se han cotizado

Los jugadores de cartas
La obra de Paul Cézzane fue adquirida por Qatar en 2012 en US$ 250 millones

Desnudo, hojas verdes y busto
Por este cuadro de Picasso en 2010 se pagaron en Christie's US$ 106 millones

Retrato de Adèle Bloch-Bauer
Por esta obra de Gustav Kilmt se pagaron US$ 136 millones

Le rêve (1932) Pablo Ruiz Picasso

16.12.12

Debussy: Jeux, Poéme Dansé


Jeux is the last work for orchestra written by Claude Debussy.

Described as a "poème dansé" (literally a "danced poem"), it was originally intended to accompany a ballet, and was written for the Ballets Russes of Serge Diaghilev to choreography by Vaslav Nijinsky.


1.9.12

Gauguin y el viaje a lo exótico

Coincidiendo con la celebración del veinte aniversario de su apertura, el Museo Thyssen- Bornemisza presentará, a partir del 9 de octubre, la exposición Gauguin y el viaje a lo exótico.

Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza
Comisaria: Paloma Alarcó
el 9 de octubre de 2012 al 13 de enero de 2013




9.4.12

The Steins Collect

 
 Sarah Stein (1916)  by Henri Matisse, via The San Francisco Museum of Modern Art
 

Matisse, Picasso, and the Parisian Avant-Garde
February 28–June 3, 2012
The Metropolitan Museum of Art

Gertrude Stein, her brothers Leo and Michael, and Michael's wife Sarah were important patrons of modern art in Paris during the first decades of the twentieth century. This exhibition unites some two hundred works of art to demonstrate the significant impact the Steins' patronage had on the artists of their day and the way in which the family disseminated a new standard of taste for modern art. The Steins' Saturday evening salons introduced a generation of visitors to recent developments in art, particularly the work of their close friends Henri Matisse and Pablo Picasso, long before it was on view in museums.

Beginning with the art that Leo Stein collected when he arrived in Paris in 1903—including paintings and prints by Paul Cézanne, Edgar Degas, Paul Gauguin, Henri de Toulouse-Lautrec, Édouard Manet, and Auguste Renoir—the exhibition traces the evolution of the Steins' taste and examines the close relationships formed between individual members of the family and their artist friends. While focusing on works by Matisse and Picasso, the exhibition also includes paintings, sculpture, and works on paper by Pierre Bonnard, Maurice Denis, Juan Gris, Marie Laurencin, Jacques Lipchitz, Henri Manguin, André Masson, Elie Nadelman, Francis Picabia, and others.

Gertrude Stein (1905-1906) by Pablo Picasso, via The Metropolitan Museum of Art

29.12.11

MATISSE. PAIRES ET SÉRIES - LE CENTRE POMPIDOU


Henri Matisse : Le Rêve, Hôtel Régina, 1940 - (La Dormeuse) Collection particulière

Henri Matisse : Blouse roumaine, 1940 - Don de l’artiste en 1953,
Musée national d’art moderne, Centre Pompidou - © Succession Henri Matisse, 2011


DU 7 MARS AU 18 JUIN 2012, « MATISSE. PAIRES ET SÉRIES ».


À travers une sélection exceptionnelle de chefs-d’oeuvre de Matisse, provenant des plus prestigieuses collections publiques et privées dans le monde, l’exposition éclaire un aspect singulier de son art : l’exploration répétitive d’un même sujet, d’un même motif, qui permet à l’artiste d’explorer la peinture elle-même.

L’exposition montre que, par paires ou par séries, ces ricochets formels à travers des variations de cadre, de dessin, de touche, de couleurs, constituent l’un des traits récurrents du travail de Matisse. L’exposition rassemble soixante peintures, dont quatre grands papiers gouachés découpés, ainsi qu’une trentaine de dessins, parfois réunis et confrontés pour la première fois depuis l’époque de leur création. Elle traverse tout le parcours artistique de Matisse, de 1899 à 1952. De la méthode pointilliste à laquelle il s’essaye à l’été 1904 (Luxe, Calme et Volupté, dont les deux versions se trouvent exceptionnellement réunies à l’occasion de cette exposition) aux ambitieux papiers découpés des années 1950 (la célèbre série Nu bleu de 1952) en passant par l’ensemble de dessins de Thèmes et variations qui constitue un aboutissement conceptuel du procédé, les grandes périodes du peintre sont représentées dans un parcours chronologique. L’exposition apporte un nouvel éclairage grâce à l’analyse de la genèse de chaque oeuvre, à travers des recherches historiques, critiques et techniques... Face à ces couples et à ces digressions, c’est tout l’oeuvre de Matisse qu’il est ainsi permis de saisir, avec ses ruptures, ses revirements, ses conquêtes. L’exposition invite le visiteur à comprendre combien l’oeuvre d’Henri Matisse a contribué à engendrer et à nourrir la peinture moderne, interrogeant sans cesse la question de la représentation, du réalisme, du rapport entre le dessin et la couleur, entre la surface et le volume, entre l’intériorité et l’extériorité. Étudiant de nouvelles solutions formelles, remettant en cause chacune de ses avancées plastiques, Matisse fut un penseur profond de la forme.

L’exposition sera ensuite présentée à Copenhague, au Statens Museum for Kunst, du 14 juillet au 28 octobre 2012, et au Metropolitan Museum of Art, à New York, du 4 décembre 2012 au 17 mars 2013.

Un catalogue Matisse. Paires et séries est publié par les Éditions du Centre Pompidou, sous la direction de Cécile Debray, commissaire de l’exposition et conservateur au Musée national d’art moderne.

Cécile Debray
conservateur

Centre Pompidou
75191 Paris cedex 04
téléphone 00 33 (0)1 44 78 12 33
métro Hôtel de Ville, Rambuteau

21.12.10

Henri Matisse y la Alhambra (1910-2010)

 Henri Matisse. Nature morte, Sevilla II. 1910-1911.
© Succession H. Matisse/VEGAP/2010 © 2010. Photo Scala, Florence.

Matisse y la Alhambra (1910-2010) está dividida en cinco secciones (La lección de Oriente, El viaje a España: Matisse y la Alhambra, De Marruecos a Niza, Odaliscas: paisaje interior y Luz y armonía), con las que se pretende aportar un mayor grado de conocimiento en la biografía y en la obra de Matisse realizada en los últimos años.

Lugar: Palacio de Carlos V(Granada)
Fecha: Del 15 de octubre de 2010 al 28 de febrero de 2011
Domingo a jueves: 9:00 a 18:00 h
Viernes y sábado: 9:00 a 20:00 h
Horarios especiales de acceso a personas con movilidad
reducida: todos los días, de 11:30 a 12:30 y de 16:30 a 17:30 h


"La Alhambra es una maravilla. Sentí allí una inmensa emoción"
Henri Matisse

Matisse “regresa” a la Alhambra cien años después de su visita al Monumento nazarí.(El sultanato nazarí de Granada (1232-1492) es el último periodo de la historia de Al-Andalus) Matisse y la Alhambra (1910-2010) es el título de la exposición con la que el Patronato de la Alhambra y Generalife y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, en colaboración con la Fundación "la Caixa", conmemoran el centenario del viaje del pintor francés y reconstruye la fascinación que Henri Matisse (1869-1954) sintió por el mundo oriental tras su viaje a España, Andalucía y la Alhambra, que tuvo lugar los días 9, 10 y 11 de diciembre de 1910.

Han sido muchos los pintores, investigadores, científicos, nobles y literatos que encontraron motivo para dar un paseo por Ganada y que se llevaron un valorado recuerdo de su monumento más insigne. De todos ellos destacamos la visita de Henri Matisse, que hace cien años visitó distintas ciudades españolas y, entre ellas, Granada. Matisse se marchó “emocionado” de la Alhambra, según sus propias palabras, aunque también añadió un expresivo “¡Vivan el vino, las mujeres y el tabaco!”, al parecer las vivencias del pintor provocaron los celos de su esposa, ya que el genio aprovechó para vivir la fiesta en un tablao típico del Sacromonte. Desde su pensión escribió a su mujer Amélie: “La Alhambra es una maravilla. Sentí allí una inmensa emoción”.

Henri Matisse dedicó tres días del mes de noviembre de 1910 a impregnarse de formas y colores por las que ya sentía gran interés, a través de su estudio del arte del Magreb. Durante su visita cargó su retina con la luz que atraviesa las celosías, se llevó la cadencia de de la vida en las estancias frescas de los palacios, las flores y grecas de las telas, el corres del agua tranquila... Hizo provisión de recursos que su mano genial diseminó por sus obras posteriores llenándolas de una expresividad exótica y atrevida. Según los investigadores Matisse aborda su obra, a partir de su visita a nuestro país de un modo diferente, deja atrás la concepción que centra la atención en uno de los elementos representados en el cuadro, para hacer de él un tapiz en el que se van sumando elementos diversos, con colores y formas que hablan con una lengua nueva. www.elperiodicodeaqui.com


22.10.10

Mark Rothko

1950 - 47 años
Centro Blanco - Material: Óleo sobre lienzo - Medidas: 205,7 x 141 cm.
Museo: Colección particular

Pintor estadounidense de origen ruso, pertenece a la escuela del expresionismo abstracto. Rothko, que se apellidaba en realidad Rothkovich, nació en Dvinsk, Rusia (actual Daugavpils, Letonia) y en 1913 emigró a Estados Unidos. Aunque asistió a la Universidad de Yale y estudió por un corto periodo de tiempo en la Liga de estudiantes de Arte de Nueva York, debemos considerarlo como un artista autodidacta. En 1933 realizó en Nueva York su primera exposición individual. La obra artística de Rothko en la década de 1930 se adhiere al movimiento del realismo social. En la década de 1940, influenciado por el Surrealismo, desarrolló un planteamiento más imaginativo que se inspira en la religión primitiva, como por ejemplo Escena bautismal (1945, Museo Whitney de Arte americano de Nueva York). Poco a poco, su trabajo se fue haciendo más abstracto, basado en grandes rectángulos, confusamente definidos, de colores oscuros, suaves o vivos, empleados para sugerir emoción. Pertenecen a la esfera de las grandes superficies de colores planos del expresionismo abstracto. Destacan Número 10 (1950, Museo de Arte Moderno de Nueva York) y Cuatro sombras en rojo (1958, Museo Whitney de Arte americano). El legado artístico de Rothko fue objeto de disputa legal durante algunos años. Se acusó a sus albaceas testamentarios de vender su obra a la galería Marlborough de Nueva York, a precios poco ventajosos para los herederos. En 1975 un tribunal de Manhattan destituyó a dichos albaceas y les impuso, conjuntamente con la galería, una multa de 9.252.000 dólares.  © eMe

 ‘There is no such thing as good painting about nothing.’ by  Mark Rothko

1949 - 46 años
Sin título- Material: Óleo sobre lienzo - Medidas: 207 x 167,6 cm -
Museo: Guggenheim Museum. Nueva York.


1939 - 36 años - Nº 21
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 101,6 x 76,5 cm - Museo: Collection of Christopher Rothko

Mark Rothko, Seagram commission paintings on view at Tate Modern, London

15.10.10

Edgar Degas en la obra de Picasso


«La «nanna» de Picasso, junto a una bailarina de Degas.

La huella de la influencia del artista impresionista Edgar Degas en la obra de Pablo Picasso se puede ver desde hoy, 15 de octubre de 2010 hasta el 16 de enero de 2011, en el Museo Picasso de Barcelona en una exposición que rastrea, a partir de un centenar de obras de ambos, casos concretos que evidencian esa incidencia y "ciertas afinidades" comunes. 

En esta ocasión, el especialista en Degas Richard Kendall y la experta picassiana Elizabeth Cowling presentan en la exposición ejemplos bien documentados de las respuestas directas del malagueño a las creaciones del francés.
Cuando Picasso se instala en el edificio del Bateau-Lavoir de Montmartre en 1904, se hallaba a pocos minutos de distancia del estudio de Degas, pero nunca llegaron a conocerse en persona, a pesar de que tenían amigos comunes.

La exposición examina a Degas a través de los ojos de Picasso y el modo en que la respuesta del artista español evoluciona con el paso del tiempo, "de la emulación a la confrontación y de la parodia al homenaje", ha subrayado Kendall.

El recorrido expositivo se inicia con la primera época del joven Picasso, cuando recibía una formación académica muy similar a la de Degas, cuyo arte conoció por primera vez en Barcelona.

Ambos amaban a las mujeres: Picasso era un mujeriego, Degas un 'voyeur'

Cuando llega a París a principios del siglo XX, el malagueño comienza a responder directamente a la imaginería de la vida moderna de Degas: en cuadros como "El final del número" (1901) rindió homenaje a las escenas de café concierto de Degas. Uno de los enfrentamientos más dramáticos en este período es el que se produce entre la polémica obra maestra de Degas "En un café (La absenta)" y el "Retrato de Sebastià Sunyer Vidal", de la época azul de Picasso.

El paralelismo en el interés por la danza queda bien ilustrado con la yuxtaposición de la emblemática escultura de Degas "Joven bailarina de catorce años", considerada "escandalosamente radical" en su día, con el "Desnudo amarillo" de Picasso, que anuncia el cubismo, destaca Cowling.

La exposición revela que los dos artistas exploraban este íntimo mundo femenino en todos los medios y formatos, que van desde el más diminuto al más monumental: El escultural cuadro de Picasso "Mujer peinándose" (1906) se presenta al lado de dos óleos de Degas "El peinado", de tonos rojos y rosados, y la inmensa y aparentemente inacabada "Mujer desnuda secándose".

A finales de la década de 1870, Degas creó una serie de monotipos que representan a prostitutas y a sus clientes en los burdeles, de los cuales Picasso adquirió nueve para su propia colección. Hacia el final de su vida, el artista español dialogó con estos monotipos directamente en una serie de aguafuertes humorísticos y patéticos, en los que el propio Degas aparece personificado como un cliente cauteloso e inhibido, pero fascinado.

*Pablo Picasso. Retrato de Sebastià Junyer i Vidal. 1903. Óleo sobre lienzo. 126,4 x 94 cm. Los Angeles County Museum of Art. Legado de David E. Bright (M.67.25.18) © Museum Associated / LACMA /Art Resource, Nova York © Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2010

En esos últimos años, Picasso, remarca la comisaria, no esconde una "afinidad psicológica" por Degas, al que identifica a menudo como un calco físico de su padre. La exposición concluye con el retrato de Degas pintado por Picasso en 1968 como homenaje al maestro impresionista.


*Edgar Degas. Joven bailarina de catorce años. 1879-1881. Bronce con tutú de gasa y cinta de seda, sobre base de Madera. Alt. 99 cm. Sterling and Francine Clark Art Institute Williamstown, Massachusetts (1955.45) © Sterling and Francine Clark Art Institute, Williamstown, Massachusetts, USA (Photo by Michael Agee)

*Material fotográfico cedido para Danza Ballet por el Museo Picasso de Barcelona.© 2005 - 2010 Danza Ballet.

"Picasso davant Degas"
MUSEU PICASSO
c/ Montcada, 15-19
08003 Barcelona
Del 15 de octubre de 2010 al 16 de enero de 2011
De martes a sábado, de 10:00 a 20:00 horas
Domingos, de 10:00 a 15:00 horas

6.10.10

Picasso ante Degas - Museo Picasso Barcelona

Edgar Degas - Joven bailarina de catorce años (detalle)1879-1881
Bronce con tutú de gasa y cinta de seda, sobre base de madera. Alt. 99 cm
Sterling and Francine Clark Art Institute © Sterling and Francine Clark Art Institute, Williamstown, Massachusetts, USA (Photo by Michael Agee)


Del 15 de octubre del 2010 al 16 de enero del 2011 - Museo Picasso de Barcelona.

Esta exposición vinculará, por primera vez, dos de los artistas más importantes de la época moderna. La muestra explorará la fascinación que durante toda la vida experimentó Picasso por el trabajo y la personalidad de Edgar Degas, y abrazará ampliamente los medios utilizados por los dos artistas: dibujo, pastel, pintura, escultura, grabado y fotografía.

La muestra, resultado de una extensa investigación de ámbito internacional, es una producción excepcional que reunirá préstamos muy destacados de las instituciones y colecciones más importantes del mundo, convirtiéndose en una ocasión única por su extraordinaria aportación a la relectura de la obra de Picasso.

Picasso–Degas aportará un nuevo enfoque sobre la aparición del modernismo del siglo XX, cuando una nueva generación asimiló, reinventó o se alejó del arte de sus predecesores impresionistas. Al mostrar a Degas a través de los ojos de Picasso se revelarán elementos importantes del modo en que el español percibía el pasado y se revisitará el propio radicalismo de Degas. La exposición reunirá entre 120 y 130 piezas e incorporará numerosos cuadros y esculturas de los dos artistas con el objetivo de dar a conocer ejemplos adecuadamente documentados de respuestas directas de Picasso a la obra de Degas, así como afinidades más conceptuales e inesperadas entre sus obras. Las secciones temáticas cubrirán la formación académica inicial de Picasso; el interés del joven artista por la imaginería de la vida moderna de Degas; la obsesión que ambos pintores compartieron por las escenas de toilette; los experimentos en tres dimensiones de Picasso, que se pueden comparar con los de Degas; el periodo de la fascinación de Picasso por el ballet y el largo diálogo con el artista francés en la producción gráfica de los últimos años de Picasso.

El Museu Picasso de Barcelona es el centro de referencia para el conocimiento de los años de formación de Pablo Ruiz Picasso. Abierto al público en 1963, acoge un fondo de más de 3.800 obras, que componen la colección permanente, y ofrece una dilatada programación de exposiciones temporales.

Comisarios:

  • Richard Kendall, comisario general del Clark Art Institute (Massachussets).
  • Eizabeth Cowling, profesora de Historia del Arte de la Universidad de Edimburgo.

Obras presentes en esta exposición

Entre otras instituciones y colecciones particulares, prestan obras para esta exposición: Clark Art Institute, Metropolitan Museum of Art (Nueva York), Musée du Louvre (París), Tate Gallery (Londres), Phillips Collection (Washington), The Art Institute of Chicago, Museum of Fine Arts (Boston), Musée d’Orsay (París), The National Gallery (Londres), Albertina Museum (Viena), The Baltimore Museum of Art, Hirshhorn Museum and Sculpture Garden, Smithsonian Institution, Museum of Modern Art (Nueva York), National Gallery of Art (Washington), Ludwig Collection (Colonia), National Gallery of Ireland (Dublín) y Musée Picasso (París).


Material gentileza Museo Picasso de Barcelona para Danza Ballet.
© 2005 - 2010 Danza Ballet.


Edgar Degas - El Peinado, c. 1896 . Óleo sobre lienzo -114,3 x 146,7 cm
The National Gallery, Londres. Adquisición 1937 © The National Gallery, London

23.8.10

Pablo Picasso y Henri Matisse

Pablo Picasso - Serenade, 1942 - Centre Georges Pompidou, Paris - © Succession Picasso, 2001

Henri Matisse y Pablo Picasso se conocieron en 1906 en casa de los coleccionistas Leo y Gertrude Stein. Dos de los grandes genios del arte contemporáneo vivieron desde entonces una serie de encuentros y desencuentros, desde el odio y la envida solapada hasta la amistad y la admiración manifiesta.

Sus trayectorias transcurrieron paralelas, recibiendo influencias mutuas, y demostrando cada uno, de una forma singular y personal, su genialidad. Las innovaciones aportadas por cada uno afectaron tanto a la pintura como a la escultura e incluso a la cerámica y artes decorativas, poniendo la base para el desarrollo de la gran mayoría de las tendencias artísticas del siglo XX.

En 1908 por un lado se da nombre al cubismo, la primera gran revolución picassiana, y al mismo tiempo se forma el grupo fauvista, con Matisse como líder. Estas dos propuestas tenían un mismo espíritu de renovación, de intento por crear una arte nuevo, que cortara los lazos de la perspectiva clásica y la visión del color real. Lecciones que aprendieron de la experiencia de Vang Gogh y Gauguin, y que desarrollaron hasta las cotas más altas. Con un cierto aire competitivo iban presentado sus diferentes obras y proyectos prácticamente en paralelo: exposiciones desde su participación en el Armory Show de 1913, "Arte moderno en Francia", 1916, retrospectivas en el Petit Palais, Picasso en 1931 y Matisse en 1932, etc.- colaboraciones con el Ballet Ruso de Diaghilev, ilustraciones de libros, etc.

Henri Matisse, Interior with a Violin, 1917-18 - Statens Museum for Kunst, Copenhagen. J. Rump Collection © Succession H. Matisse

Durante de la década de los veinte y principios de los años treinta, sus caminos parecen tomar rumbos diferentes: Matisse continúa por una camino de investigación individual, trasladándose a la costa meridional francesa, mientras Picasso se relaciona con el surrealismo. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, ambos artistas volverán a encontrarse en el sur y comenzará su correspondencia escrita, así como a realizar paralelamente obras en cerámica y trabajos decorativos, en una especie de competición amigable. Siempre con estilos diferentes y sensibilidades dispares, los dos creadores parecen encontrar un nuevo camino caracterizado por la sobriedad clásica, en el que las influencias mutuas son patentes, respetando siempre su singularidad. Su grandeza creativa se refleja en la interiorización de los cánones clásicos y asimilación de los avances de sus pioneras vanguardias, dando como resultado un estilo atemperado y maduro, de plenitud expresiva.

Su relación fue constante hasta la muerte de Matisse. Picasso pinta entonces sus interpretaciones de Las mujeres de Árgel de Delacroix, en las que manifiesta abiertamente el legado de su compañero: "Matisse me dejó sus odaliscas como herencia". Un reconocimiento que el francés también había demostrado desde 1930, cuando como jurado del Carnegie Prize secundó la candidatura de Picasso.

La exposición que organizó la Tate, la Reunión des Museés Nationaux/Musée Picasso y el Centre Georges Pompidou y el MOMA, en 2003, recoge una tradición de comparar ambas carreras: en el Boston Museum of Modern Art en 1938 y en el Victoria and Albert en 1945-46. En esta ocasión se reunieron treinta grupos de esculturas y pinturas que ponen de relieve tanto los lazos comunes como las distintas concepciones que tuvieron estos maestros del arte contemporáneo. Sus visiones del desnudo, del paisaje, del bodegón o de los retratos, se van enfrentando para mostrar la compleja relación tanto personal como profesional, en un recorrido completo y lleno de piezas maestras, imprescindibles para comprender la cultura artística posterior. www.masdearte.com

Henri Matisse - Music, 1939 - Albright-Knox Art Gallery, Buffalo, New York - © Succession H. Matisse


Pablo Picasso - Guitar, 1924 - Musée Picasso, Paris © Succession Picasso, 2001