Mostrando entradas con la etiqueta Ballet de Moscú. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ballet de Moscú. Mostrar todas las entradas

4.6.19

El Ballet de Moscú de Timur Fayzie by Dorothee Elfring


  • 30 Aniversario del Ballet de Moscú  "El lago de los cisnes."
  • Teatre Tívoli. Barcelona, mayo de 2019.
  • Profesora, Liudmila Ryzhova. 
  • balletdemoscu.com


El Ballet de Moscú festeja su 30º Aniversario en Barcelona con un éxito rotundo
por Carolina de Pedro para Danza Ballet®.

El Ballet de Moscú, creado en 1989 por Timur Fayziev, festeja 30 años en el escenario del Teatro Tívoli con “El lago de los cisnes”, su obra mas representativa y emblemática.

Con coreografía de Marius Petipa, música de Piotr Ilich Chaikovski y protagonizada en esta ocasión por los bailarines solistas Cristina Terentiev y A. Petrichenko; la compañía ha vuelto a demostrar como ya es habitual cada año, un dominio digno de mención del clásico más visto en la historia del ballet.
 
El “Lago” del Ballet de Moscú siempre es presentado completo con su respectivo prólogo, actos y apoteosis, algo poco frecuente en esta época, lo que pone en evidencia la alta exigencia y compromiso artístico que mantiene inmutable a través de los años la compañía de Fayziev.

Como siempre en cada ocasión anual, el corps de ballet formado por una gran cantidad de artistas, está compuesto por un grupo muy unido, potente y técnicamente casi perfecto. 
 
Todos comienzan al mismo tempo musical, y durante las diferentes poses a lo largo de la historia es admirable apreciar como los brazos de los “cisnes” parecen uno solo siendo las poses idénticas entre si.

Por la noche y frente al lago, las miradas de todas las doncellas convertidas en cisnes se posan en un mismo sitio, y sus manos y brazos están colocados de la misma forma, en la misma linea y a la misma altura. Impecable!

Sus encantadores cisnes blancos y negros del segundo y cuarto acto aportaron una simetría idéntica durante la ejecución de la coreografía de Petipa, que Fayziev domina y ejecuta al cada detalle. Las bailarinas realizan las diferentes variaciones y poses dando la impresión ser una sola, aportando así al personaje de los cisnes un espíritu que por momentos y en más de una ocasión emociona.

Como primera figura, su primera bailarina, una mayúscula Cristina Terentiev brilló como Odette-Odile con un dominio absoluto de la escena en los diferentes actos. Excelente, madura y expresiva es su interpretación, que recibió merecidas ovaciones a las que me sumé con gusto. 
 
Fue impresionante y asombrosa la seguridad que emana de su baile.

Como el príncipe Sigfrido, el premier danseur A. Petrichenko, estuvo siempre elegante y ágil, luciendo giros limpios, perfectos, rápidos y seguros. En el papel del brujo Von Rothbart, A.Terentiev no perdió momento para lucir fuerza y dio todo el carácter exigido que el personaje requiere.

Debo también remarcar al cisne Maya Zaripova, que interpretó la Danza Española, el Pas de Trois del 1er acto, que se destacaba con luz propia. Es una maravillosa y bellísima bailarina con unas condiciones naturales y un trabajo técnico impecable.

Un punto importante y digno de admiración que cabe resaltar es que el Ballet de Moscú es una compañía independiente, y que noche tras noche, aún en los difíciles momentos presentes sube a escena producciones completas, lo que representa un esfuerzo adicional mayúsculo, pero que se ve recompensado por la muy positiva respuesta de la gente, que apenas es anunciado en cartelera su presencia en Barcelona, invariablemente completa el 100% del aforo disponible, y que como he visto personalmente en varias funciones, en esta ocasión también brindó una ovación final.

La noche del estreno del festejo de su 30º aniversario en Barcelona, el publico estuvo completamente absorto durante toda la representación, y es que el Ballet de Moscú de Fayziev ha creado una tradición de prestigio en esta ciudad. Y es que su nombre en cartelera siempre es un acontecimiento en la ciudad condal. Su éxito reside en sumar calidad, compromiso y pasión por el Ballet.

Las fotos que compartimos pertenecen a una de las clases que la Cía. mantiene, con su profesora Liudmila Ryzhova, cada tarde, en el escenario del Teatre Tívoli, antes de la representación.

Muchas gracias a todos, en especial a Timur Fayziev, a Lucky Gómez y a todos los bailarines por permitirnos, como cada año, apreciar la intimidad de vuestro trabajo.

Muchas gracias a Dorothee Elfring por las fotos. 
 
Carolina de Pedro Pascual

Ballet de Moscú  by Dorothee Elfring

Ballet de Moscú  by Dorothee Elfring

20.8.16

Giselle del Ballet de Moscú


Acaba de finalizar en Barcelona la temporada de verano 2016 del Ballet de Moscú, dirigida por Timur Fayziev que sube al escenario del Teatre Tívoli, año tras año con El lago de los cisnes y Giselle; dos clásicos de esta compañía. 
 
Un lleno total de sala, junto con un enorme entusiasmo y respeto por parte del público.

La función del sábado 13 de agosto ha sido la mejor Giselle que he visto del Ballet de Moscú, superando la última que vi en el 2013. Sobresale el 2do acto donde han logrado la perfección técnica y musical.

El trabajo de Cristina Terentieva como Giselle no sólo fue dramáticamente convincente, sino que ejemplificó el estilo romántico del ballet que se desarrolló en la década de 1830 y alcanzó la cima en la obra maestra de este ballet, representada por primera vez en París en 1841.

Tras su representación en París, y gracias a Petipa, Giselle cruza la frontera en 1868 para ser montada nuevamente, pero para el Ballet Imperial de San Petersburgo.

Como cada uno de los clásicos que llegan a nuestros días contienen matices y adaptaciones, es necesario para permanecer fiel al espíritu original de Jules Perrot, respetar su narrativa y cualidades coreográficas. En esa tarea, Timur Fayziev se vuelca de lleno y lo logra con sobresaliente.

Terentieva, se encuentra en su mejor momento al interpretar a esta Giselle.

Es una bailarina de gran pericia técnica, con una formidable potencia corporal, y un caudal expresivo en franco desarrollo. Sus fuertes puntas y plástico físico revelan el trabajo de una artista dedicada en cuerpo y alma a superarse en cada temporada, y así lo trasmite.

La expresión del estilo romántico de Terentieva fue evidente a través de su sostenida línea de arabescos y developpes, su épaulement, su batterie, la libertad de la cabeza, la línea elegante de su cuello y la colocación de sus brazos y manos.

Perfecta y correctísima al nivel de detalle en cada paso y cada gesto. Su trabajo estuvo marcado por la sensación de ligereza en el estilo y en la creación del personaje a través de la expresión de la pantomima y del movimiento más sutil, emocionado al público al cual brindó una de sus mejores interpretaciones.

Lució precisa, expresiva y sencillamente conmovedora.

Del mismo modo, convincente e igualmente excelente en su baile, fueron las interpretaciones de Anatolie Ustimov como Albrecht, Alexei Terentiev como Hilarion, y de M. Zaripova como Myrtha, reina de las Willis, destacando esta última por su gran porte escénico y su magnífico y potente baile.

Ustimov tiene una figura que representa el prototipo del príncipe, elegante y aristocrático.

Gracias a sus saltos, sostenidos y suaves parecía flotar, y como partenaire en todo momento se lo noto atento y seguro. Su desempeño durante el acto II fue para mí, impecable.

Alexei Terentiev como Hilarión, demostró una gran habilidad en la pantomima y transmitió con notable equilibrio sensaciones como la ira, la venganza y el arrepentimiento. Excelente en su mímica, a la par que seguro y potente en su baile.

Las fantasmales y etéreas Willis del segundo acto fueron lo mejor de la velada.

La exactitud de las bailarinas del Ballet de Moscú, coordinadas y precisas, son el resultado de una larga historia de la compañía, así como del estricto y académico desempeño de su Ballet Master, Liudmila Rhyzova.

Mención aparte merecen N. Vorontsova y P. Raykov quienes recibieron grandes aplausos y se llevaron casi todas las miradas de la noche al bailar el Pas de Paisan del 1er. Acto, como también A. Avilova y N. Vorontsova como las dos Willis principales.

La actual Giselle del Ballet de Moscú ha sido la mejor, en todo sentido.

Por Carolina de Pedro Pascual ©2016 Danza Ballet®

“Giselle” Cristina Terentieva y Alexei Terentiev. Foto gentileza © Ballet de Moscú

“Giselle” Cristina Terentieva y Alexei Terentiev. Foto gentileza © Ballet de Moscú

2.8.13

50th Anniversary of the Bolshoi Ballet’s visit to Covent Garden


Swan Lake. Ekaterina Shipulina ©Damir Yusupov

Jewels "Rubies" Ekaterina Krysanova and Vyacheslav Lopatin ©Mikhail Logvinov

Swan Lake. Anna Tikhomirova ©Damir Yusupov

The Flames of Paris. Natalia Osipova and Ivan Vasiliev ©Elena Fetisova

The Sleeping Beauty. Evgenia Obraztsova ©Damir Yusupov

The Sleeping Beauty. Viacheslav Lopatin ©Marc Haegeman

Emeralds Evgenia Obraztsova ©Mikhail Logvinov 
  
Swan Lake. Svetlana Zakharova and Ruslan Skvortsov ©Nadezhda Bausova

29.4.13

La belleza de Giselle por el Ballet de Moscú


  "Giselle" Ballet de Moscú. Fotos gentileza © Ballet de Moscú

No deja de ser buena suerte y gran privilegio, poder ver actualmente en Barcelona una obra romántica como “Giselle” representada por el Ballet de Moscú.

Sorpresa y satisfacción se transforman en auténtico regocijo con la coreografía original de Jean Coralli (1779 - 1854) y Jules Perrot (1810 - 1892), y la partitura original de Adolphe Adam (1803 - 1856), al comprobar que la calidad de este ballet es total; puesto que la labor realizada por la Cía. del director Timur Fayziev, beneficia enormemente al título original, otorgándole aún más escencia romántica y calidad artística.

La representación se enriquece con conocidas figuras como la de Anton Shalin, siempre excelente en el papel de Hilarion, de la preciosa Cristina Terentiev como Giselle, del siempre elegante, aristocrático y notablemente plástico Alexei Terentiev en la piel de Albrecht, y de una destacada pareja de jovenes bailarines, como son N.Gubanova y A.Gerasimov, quienes justificaron con su labor, grandes aplausos y se llevaron casi todas las miradas de la noche al bailar el Pas de Paisan del 1er. Acto.

El papel de la madre de Gisielle es un personaje evidente dentro de la historia del ballet, y fue una figura destacada al máximo al ser representado por Liudmila Rhyzova, Ballet Master de la agrupación. Rhyzova dio vida a la temerosa y preocupada madre de la joven e inocente campesina, brindando emoción y sobrada experiencia actoral, realizando un papel altamente significativo y potente.

Los moldavos Cristina y Alexei Terentiev, como primeras figuras, fueron las cabezas visibles de un cuerpo de ballet homogéneo y destacable que demostró en todo momento un excelente nivel.

En el papel de Myrtha, la inflexible reina de las Willis, la bailarina Elina Shalina sobresale por su gran porte escenico y su magnifica expresividad.

Ella es una artista sumamente emocionante, de un gran potencial técnico y expresivo, que tiene una formidable potencia corporal, y todo en ella es increíble. Sus fantásticas puntas y sus largísimas piernas, bajo un velo blanco de delicadas flores, revelan su potente y trabajada musculatura. Es tan bella y elegante con su técnica rusa extraordinaria, que gracias a ella se logra la perfección técnica y musical.

Las fantasmales y etéreas 12 Wilis del segundo acto, esos espíritus traicionados por su amantes, fueron sin duda el mejor descubrimiento de la velada. Etéreas y suaves bailarinas que aportaron una simetría idéntica durante la ejecución de la coreografía de Petipa, que Fayziev conoce y ejecuta con maestría en cada detalle.

El Pas de deux del 2 º acto, es triunfalmente bailado por el matrimonio formado por Cristina y Alexei Terentiev, principales figuras del Ballet de Moscú. Aquí la fantasmal Giselle luce precisa, expresiva y sencillamente conmovedora.

Las bailarinas realizan la mágica escena a medianoche en las proximidades de la tumba de Giselle, con pasos y poses que dan la impresión de que son una sola. Etéreas y fantasmales todas, dotando así al personaje de las Willis, de un espíritu que por momentos y en más de una ocasión, emociona.

¡Felicitaciones!

Por Carolina de Pedro ©2013 Danza Ballet®

  "Giselle" Ballet de Moscú. Fotos gentileza © Ballet de Moscú