3.12.12

Martha Graham en Vogue México (1987)

Tiene un rostro singular, dibujado-pintado con absoluta precisión, tan pálido como la nieve, con dos ojos inmensos y negrísimos, un trazo brusco de color rojo por boca y pómulos salientes muy altos. Si no hubiera sabido quién era, a Martha Graham la recordaría por su rostro singular. Se dice que creó la danza norteamericana con el mismo carácter que su cara, y así debió ser. Ella rompió con las rígidas convenciones de la danza del siglo XIX, creando su propia técnica: violentas contracciones pélvicas y trabajo abrupto a nivel del suelo, que encantaron al mundo.

Nació en 1894, en Allegheny, Pennsylvania, y se mudó a California con su familia a los 14 años. Estudió con la bailarina pionera de la danza norteamericana Ruth S. Denis. En 1922 entró en la Denishawn Company, considerada la cuna de la danza moderna norteamericana, con quienes viajó a Londres, donde conoció a Eleonore Duse, Paderevski y Diaghilev, a su regreso decide iniciar su vida en New York como artista independiente, trabaja en otras compañías y da clases, hasta que consigue formar su propia compañía, hasta ahora, la Martha Graham School of Contemporary Dance que ha sido invitada a presentarse en Guanajuato, México, durante el Festival Internacional Cervantino.

Artículo completo en Danza Ballet®

(c)VOGUE-México
(c)Waldemar Verdugo Fuentes. 
Publicado en VOGUE, Mayo 1987.
Republicado en UNOMASUNO Ciudad de México, 18 y 19 de mayo de 1987

Madonna with Martha Graham. Selección foto por Danza Ballet®