26.9.10

Gus Viseur - Jazz In Paris.





Gus Viseur
Hijo de barqueros que ayudaban a cruzar a los ciudadanos de Lessines, el río Dender, pasó su niñez en Paris donde muy pronto aprendió a tocar el acordeón. Actuaba frecuentemente desde los diez años en los llamados bistrots, y en locales populares de variedades acompañando a cantantes como Edith Piaf y tocando el bandoneón en orquestas argentinas aficandas en la capital francesa.

En Paris frecuenta habitualmente los ambientes nocturnos y bohemios y conoce al guitarrista de jazz, el gitano, Django Reinhardt, belga como él y que tiene en Paris el epicentro de su actividad musical en torno al celebérrimo, "Hot Club de France". Entusiasmado por los sonidos negros afroamericanos, y embaucado por el swing que generaba la guitarra de Django y sus compañeros, abandona la música ligera y bailable que venía haciendo y se dedica al estudio del jazz. Gus Viseur, se convirtió así en uno de los primeros y raros especialistas del acordeón en jazz, un instrumento aparentemente poco adecuado para esta música, desarrollando un estilo propio.

En 1938 formó un quinteto con los guitarristas, Sarane, Challin, Pierre y Jean Ferret y el contrabajista, Maurice Speilleux, actuando con ellos en clubes y festivales en los que en alguna ocasión coincidió en el escenario con el gran Django Reinhardt. Es recordable sus actuaciones en el Olimpia de Paris en 1942 y ese mismo año en el Normandie y el Moulin Rouge. En esos años graba sus primeros discos para el sello "Swing" fundado por el "gitano de los dedos de oro" como empezaba a ser conocido Django. Con su musicalidad y gracias al apoyo de Charles Delanuy, productor discográfico que confiaba en él, Viseur hizo que su acordeón saliera de los estrechos limites del baile musette para incorporarse con pleno derecho a la nómina de instrumentos jazzisticos. Sus versiones de "Sweet Georgia Brown" o "Confessin", son extraordinarias muestras de excelente improvisador.

Durante la ocupación alemana en Francia, y la persecución nazi contra el jazz, tocaba clandestinamente en locales ocultos donde se refugiaban los parisinos que combatían el nazismo. Finalizada la II Guerra Mundial, emigró a Canadá donde se perdió para la música. Regresó a Francia a finales de los años sesenta pero para esa época había abandonado la música. www.apoloybaco.com


Quelle élégance ! Mais quelle élégance !
Et quelle nostalgie...aussi..Revenez, musiciens élégants...