30.1.10

Picasso contra la crisis


El cuadro 'París por la ventana', de Marc Chagall, se expone en el Guggenheim.

En medio de la crisis, dos de los grandes museos neoyorquinos, el Guggenheim y el Metropolitan, han echado mano este año de sus colecciones para preparar sendas exposiciones, en las que Picasso tiene una especial atención. El Guggenheim acaba de inaugurar Paris and the Avant Garde: Modern Masters from the Guggenheim Collection (París y la Vanguardia: Maestros modernos de la colección Guggenheim). La exposición, que estará abierta hasta el 12 de mayo y es una de las últimas con las que el museo celebra su 50 aniversario, presenta 34 obras de 18 pintores de la llamada Escuela de París, entre los que figuran Pablo Picasso y Joan Miró, así como un grupo de esculturas de Constantin Brancusi y Alexander Calder.

La muestra del Guggenheim sólo presenta obras de sus colecciones

La exposición se centra en la emigración de artistas que a principios del siglo XX se produjo a París, donde a menudo fusionaron nuevos elementos formales con aspectos de su tradición local y con sus intereses individuales. El éxodo dio lugar a una vanguardia que no se adhirió a un estilo típico de escuela, pese a que ya se conocían como la Escuela de París, pero los artistas estaban unidos por su desafío al academicismo. Todos los cuadros de la muestra pertenecen al fondo del museo, que no pudo adquirir más obras de los maestros.

Una de las innovaciones estilísticas que produjo esa vanguardia fue el cubismo, que lideraron Georges Braque y Pablo Picasso, quienes se vieron por primera vez en 1907. El nombre de cubismo fue acuñado accidentalmente por el crítico francés Louis Vauxcelles, quien pretendía burlarse de aquellos primeros cuadros para los que ambos artistas se habían inspirado en las composiciones geométricas de Paul Cézanne.

Sus técnicas tuvieron éxito y prendieron rápidamente, influyendo a otros pintores como Marc Chagall, Robert Delaunay, Frantisek Kupka y Fernand Léger, y a escultores como Brancusi, todos ellos en la exposición.

La vanguardia parisina se prolongó en el surrealismo con artistas como Joan Miró, hasta que el estallido de la Segunda Guerra Mundial rompió la hegemonía artística de la capital francesa y obligó a muchos pintores, escultores y escritores a buscar refugio en Nueva York, aunque los dos españoles, Picasso y Miró, permanecieron en Europa.

El Metropolitan dedicará una restrospectiva al pintor español

También el Metropolitan se ocupará este año de Picasso, con una gran restrospectiva, Picasso en el Metropolitan, que contará con 150 trabajos suyos, entre cuadros, dibujos, esculturas y cerámicas, todos ellos pertenecientes a esta institución y algunos de ellos aún no mostrados en Nueva York. Según el museo, la exhibición se enmarca en su "tradición de organizar grandes exposiciones para alumbrar su impresionante colección de trabajos sobre un artista o periodo de particular importancia, como Goya (1995), Toulouse-Lautrec (1996), Gaugin (2002) o Rembrandt (2007-2008). www.publico.es