25.4.09

Oscar Wilde (1854-1900)


"Experiencia es el nombre que damos a nuestras equivocaciones"

Oscar Wilde (1854-1900)

Oscar Wilde cambió nuestra percepción de la vida literaria al hacer de su rebeldía, elegancia y feroz crítica de la hipocresía de su época, una forma del ingenio.

Fue objeto de la persecución gubernamental y social victoriana al ser procesado judicialmente por su orientación sexual. Y es que en 1895, la mojigatería inglesa hirvió por el fallo de culpabilidad, luego de que Wilde fuera acusado por el marqués de Queensberry de sostener una relación "sodomita" con lord Alfred Douglas.

Tras dos años de trabajos forzados en prisión, donde escribe "De profundis" (1895) y se arrepiente por su estilo de vida, Oscar Wilde emigra a París, Francia, donde se establece bajo el seudónimo de Sebastian Melmoth, para luego convertirse al catolicismo.

Fallece el 30 de noviembre de 1900 de meningitis, producto de una infección, en la habitación de un hotel empobrecido y es sepultado en París. Entre sus obras se encuentra "El príncipe feliz" (1888); "La casa de las granadas" (1892); "El crimen de lord Arthur Saville" (1891); "El retrato de Dorian Gray" (1891); "El abanico de lady Windermere" (1892); "Una mujer sin importancia" (1893); "Un marido ideal" (1895); y "La importancia de llamarse Ernesto" (1895).

"Qué lástima que, en la vida, aprendamos las lecciones cuando ya no nos sirven para nada"

Oscar Wilde (1854-1900)