11.4.09

Jakob, Rosa Oppenheimer y sus obras de arte vendidas por nazis


REUTERS/©Hearst Castle®/California State Parks/Handout

El Castillo Hearst de California devolverá dos pinturas renacentistas italianas subastadas por alemanes nazis, que llegaron a la colección del magnate de la prensa estadounidense William Randolph Hearst. Las pinturas pertenecían originalmente a Jakob y Rosa Oppenheimer, los dueños judíos de una galería de arte en Berlín que en 1935 fueron forzados por los nazis a vender sus bienes y posteriormente murieron durante el Holocausto. Los Oppenheimer huyeron a Francia, donde Jakob Oppenheimer murió durante la Segunda Guerra Mundial. Su esposa falleció en Auschwitz.

Los descendientes de los Oppenheimer solicitaron en 2007 la devolución de las pinturas de la era renacentista, que corresponden a "Retrato de Alvise Vendramin", obra de un estudiante del artista veneciano Jacopo Tintoretto, y un retrato de un artista veneciano anónimo."Han estado en el museo durante alrededor de 74 años, colgando a plena vista", dijo Roy Stearns, un portavoz de California State Parks, entidad que administra el Castillo Hearst.

Los responsables afirman que probablemente las pinturas fueron compradas por el Castillo Hearst a otra galería, que las habría adquirido en la venta forzada del patrimonio de los Oppenheimer. Una tercera pintura, obra de un estudiante del artista veneciano del siglo XVI Paris Bordon, también pertenecía a los Oppenheimer, pero sus descendientes y California State Parks acordaron que permitirían que permanezca en el Castillo Hearst.

Los responsables revelaron que los guías del castillo, la mansión de Hearst en California central que en su momento fue el lugar de recreo de los ricos y famosos, le contarán a sus visitantes la historia de la pintura y cómo fue adquirida por los nazis. En 1935, los nazis a menudo forzaron a los judíos a vender sus bienes a muy bajos precios y a usar lo recaudado para pagar "impuestos de vuelo" para salir de Alemania.

Durante la cumbre de su imperio editorial, Hearst, quien murió en 1951, era el dueño de más de dos docenas de periódicos estadounidenses. Su castillo es una importante atracción turística y posee 22.500 piezas de arte. Reuters