4.1.09

Anna Wintour y VOGUE


Anna Wintour
¿Qué le pasa a “Vogue” EU?

Nadie en Vogue, mucho menos su editora en jefe, Anna Wintour, pudo haberse sorprendido por una carta que recientemente llegó a la redacción de la revista, en donde una lectora protestaba acerca del estancamiento creativo en el que ha caído la publicación estadounidense.

Nadie en Vogue, mucho menos su editora en jefe, Anna Wintour, pudo haberse sorprendido por una carta que recientemente llegó a la redacción de la revista, en donde una lectora protestaba acerca del estancamiento creativo en el que ha caído la publicación estadounidense Wintour decidió revelar abiertamente la queja, la cual reclamaba a la revista el escoger a las mismas mujeres para sus portadas: “Gwyneth Paltrow, Caroline Trentini, Gisele Bundchen, Nicole Kidman, Sienna Miller, bla, bla, bla”, expresaba Kathryn Williams, de San Diego, quien aseguraba que ella misma “podría armar un calendario con sus chicas de portada, y probablemente se repetiría año con año”.

La enfadada lectora añadió: “Afrontémoslo, Vogue está haciendo siempre lo mismo, lo cual es una lástima, porque aún así es mucho mejor que las otras”. Lo importante a destacar aquí es que, a pesar de los rumores sobre la sustitución de Anna por la encargada de la edición francesa de Vogue, Carine Roitfeld, la propia Wintour fue capaz de exponer un problema que ya es muy comentado.

La Biblia de la moda se ha vuelto predecible y aburrida, a pesar de trabajar con los mejores editores, escritores y fotógrafos de la industria. Esto ha ocurrido aún contando con una líder a quien “sólo le importa lo que a los lectores les importa”, a decir del equipo de trabajo que la rodea. Su intimidante presencia y su estilo personal único, han hecho de Anna Wintour la más grande editora de modas de la historia. Sin embargo, también es reconocida por poseer un agudo instinto periodístico que ha mantenido a Vogue a la vanguardia por 20 años.

Al frente de esta revista, la inglesa de 59 años, ha enriquecido su contenido. La publicación incluye artículos y piezas escritas bajo distintos puntos de vista que van desde la política y la moda, hasta la gastronomía. Al contrario de muchas de sus rivales, Anna ha combatido la presión de publicar simples listas y pequeños escritos, aún cuando esta línea sea lo que actualmente prefieren los lectores.

Hoy, con la era cibernética y el surgimiento de millones de blogs de moda en la web, muchas personas han dado paso a la lectura express. Es, precisamente, en estos espacios donde Anna ha encontrado sus más duras críticas y donde se iniciaron los rumores. Este chismorreo, sin embargo, fue negado tajantemente por los directivos de Condé Nast, quienes utilizaron dos páginas del New York Times para demostrar en cifras la competencia de Wintour.

Left, Wintour earlier this summer. Right, the Vogue editor in Milan yesterday. Photo: Getty Images, WireImage

Por otra parte, Vogue hoy en día incluye demasiadas historias sobre socialités y muy pocas razones del por qué debería interesarnos la vida de estos personajes. Y lo que es más, resultó hasta un tanto vergonzoso ver como la publicación decidió enfrentar la recesión. Para la edición de diciembre, enviaron a un escritor a descubrir los “encantos” de tiendas como Target y Wal-Mart.

Aún así, el crítico Vince Aletti expresó: “Aunque creo que Vogue necesita un cambio, estarían locos (Condé Nast) si dejan escapar a Anna Wintour”. Por Cathy Horyn - New York Times