4.1.09

Donde comprar Vintage en la Web


La moda más auténtica es de origen vintage

Si hace unas semanas veíamos que el vintage era la forma más original y económica de amueblar nuestros hogares, en una época como la navideña no puede faltar su versión de moda. Y es que la ropa y los accesorios de segunda mano son todo un tesoro para coleccionistas pero también una excelente forma de sorprender a los nuestros con regalos inesperados y absolutamente únicos.

España no destaca aún por tener unas grandes boutiques vintage, pero por suerte la red de redes es un gran centro comercial que nos permite acceder a las mejores del mundo y desde nuestro propio domicilio.

Hasta hace unos años, hablar de ropa de segunda mano en España implicaba simplemente comprar prendas "usadas". Pero, y más desde que se acuñó el término francés vintage para referirse a ella, ahora es casi un modo de vida y todo un lujo que permite hallar piezas únicas, irrepetibles y cargadas de historia. Hay muchas personas que sólo llevan ropa de otras épocas adquirida cuidadosamente en todo tipo de mercadillos y tiendas del ramo.

¿Quiere decir esto que van vestidos siempre a la antigua? Ni mucho menos porque, como vemos cada temporada, las modas se repiten década tras década; el hecho de comprar su ropa de segunda mano implica que se compran esa tendencia en estado puro.
Sin tradición de boutiques de moda vintage

Y no sólo esto sino que al comprar en tiendas vintage nos garantizamos un lujo cada vez más imposible de conseguir en este mundo globalizado: las piezas únicas. Aunque haya, por ejemplo, dos abrigos aparentemente iguales, la realidad es que seguro que uno tiene una hebilla distinta que sustituye a otra rota, o el forro es diferente porque se cambió al restaurarlo. ¿Podemos adquirir algo así en una de las múltiples cadenas que trufan cualquier calle comercial?

España no tiene una gran tradición de boutiques de moda vintage; mientras que en cuestión de muebles la oferta es mucho más amplia, en ropa todavía tenemos mucho que aprender de las inmensas tiendas de ciudades como Londres, París o Nueva York. Allí hay una verdadera cultura de la segunda mano; los dueños de los establecimientos viajan por todo el mundo -o pagan a un shopper para que lo haga por ellos- para escoger las prendas una a una. Las reparan si es necesario, les dan apresto y las dejan listas para que vuelvan a tener una nueva vida en manos de un nuevo comprador. Y es que, en realidad, debemos hablar de ropa previvida más que usada, ya que seguro que atesora infinitas historias de su anterior poseedor que ahora se actualizan con su segunda vida.

Por suerte, podemos acceder a muchas de estas boutiques gracias a la magia de Intenet, que nos las acerca a nuestro propio domicilio. Suena paradójico pero es así: el ingenio que está moviendo el mundo en el siglo XXI se alía con la moda más antigua. ¡Y por muchos años!

Las más populares en un solo clic

Los expertos en vintage tienen dos referencias imprescindibles en su ruta de shopping virtual. La primera es Spanish Moss Vintage, ubicada en California pero que distribuye a todos los puntos del globo. Cada semana actualizan su catálogo con 40 nuevas prendas de décadas pasadas, principalmente a partir de los años 60.

Eso sí, para comprar hay que hacerlo a través de eBay, por lo que hay que luchar bastante por cada prenda si hay muchas pujas. Al final suele merecer la pena no sólo porque los precios están en dólares y nos favorecen, sino porque las ventas suelen empezar con cantidades muy bajas. En general, su estilo es bohemio, muy chic y sus prendas están en un excelente estado de conservación.

Otra muy célebre es Nasty Gal, recomendada por las grandes revistas de moda y también por los medios de tendencias más alternativos. Se fundó en 2006 y vende moda y accesorios de segunda mano, aunque también tiene escogidas piezas de jóvenes diseñadores completamente nuevas. Localizada en San Francisco, otra de las cunas mundiales del vintage, Nasty Gal se caracteriza por su oferta de altísima calidad, su imagen ciertamente indie y por sus precios algo más elevados. En cualquier caso, es una apuesta segura, especialmente su alucinante sección de gafas de sol.

Hay otra vieja conocida para los compradores online, Yoox, que con motivo de la Navidad acaba de inaugurar una exquisita selección de vestidos de fiesta vintage. Disponible a partir del próximo 19 de diciembre, incluye piezas de grandes maestros como Yves Saint Laurent, Valentino o Fendi, auténticos clásicos provenientes desde los años 50 hasta la década de los 80. Ideal para vivir estas fiestas con el glamour más retro. A pesar de que es más barato adquirir piezas de diseñador si son vintage, sí que son bastante más caras que las que no lo son; eso sí, son absolutamente únicas.

Un rápido repaso vintage

Todos aquellos fashionistas amantes del vintage habrán oído hablar de Screaming Mimis, con sedes en Nueva York, Montauk y Tokio. Este paraíso de la segunda mano, presente desde los años 70, tiene literalmente todo lo que podamos imaginar -y estupendamente conservado- tanto para hombre como para mujer. Y, lo mejor, ¡tienda online! Es especialmente señalada su sección de prendas de diseñador, con nombres como Issey Miyake o Gaultier a precios relativamente asequibles.

Fashion Dig es todo un centro comercial vintage con prendas y accesorios desde comienzos del 1900 hasta prácticamente nuestros días. Tienen sección de hombre, mujer, niño y hasta hogar, diseñadores y una pequeña selección de réplicas de piezas antiguas. Si no encontramos algo aquí, no lo haremos en ningún sitio.

Más en la línea de Nasty Gal está The Urban Collection, dirigida por una estilista y su marido que traen el vestuario más chic de otras décadas a nuestras manos. ¡Estemos donde estemos! Los precios son absolutamente competitivos y recoge todas las tendencias que están pegando más fuerte estos días. Anna Arbiol - http://ecodiario.eleconomista.es