21.1.09

Batsheva Dance Company y Tabaimo



    Furo by Ohad Naharin and Tabaimo - Batsheva Dance Company 

VENience - Tabaimo (JP) Prix Ars Electronica 2007 “Hybrid Art. Honorary Mention.” Tabaimo (JP) 



La artista japonesa de vídeo Tabaimo trabaja los "bath-house" de Japón.

Una nueva creación de vídeo-animación-danza que Furo desarrolló junto a Ohad Naharin, coreógrafo y director artístico de la Batsheva Dance Company en una producción con el Teatro Judío de Estocolmo. La artista japonesa de vídeo Tabaimo trabaja los "bath-house" de Japón: una nueva creación de vídeo animación que desarrolló junto a Ohad Naharin, coreógrafo y director artístico de la Batsheva Dance Company, la compañía de danza contemporánea más internacional de Israel.

Ohad Naharin había trabajado anteriormente con el Teatro judío de Estocolmo en el 2000 cuando creó la pieza LOL con los bailarines Ana Laguna, Niklas Ek y Margalit Oved. FURO conjuga en su mensaje dos naciones y culturas diferentes, mezcla la danza y la imagen. El estreno mundial fue el viernes 24 de marzo de 2006, la duración del espectáculo es de tres horas, pero la permanencia no es obligatoria, el público puede entrar y salir de la sala con total libertad. La Batsheva Dance Company se presentó en 2007 en el Mercat de les Flors, con el programa Three, denominado así porque ése es el número de coreografías que compone la obra: Bellus, Humus y Secus. Lo que más me gustó de esta presentación es que se trataba de a una compañía de danza contemporánea completamente homogénea, sin primeras figuras, sin bailarines destacados y sin apariciones estelares.

Ahora, cuando veo Furo, recuerdo aquella sensación que tuve con Three: puro modernismo, tecnología, gente joven y sobre todo, mucho talento.

La video-danza me atrae porque posee infinitas posibilidades tanto para el bailarín, para el creador y para el público. Me entusiasma porque es una herramienta que utilizada con un alto grado de tecnología y con imágenes enriquecedoras, se puede crear una verdadera obra de arte. La danza y la tecnología se conjugan formando una imagen, una historia, que si bien se exhiben juntas, no lo están. La danza, los bailarines y la cámara se relacionan constantemente mediante la combinación de música, espacio, tiempo y movimiento o coreografía. La video-danza abarca un gran territorio de creación e innovación desde las doradas películas musicales de Hollywood, hasta las creaciones más innovadoras e increíbles de nuestros días. Ha nacido una suerte de nuevo medio, convirtiéndose en un basto e importante partenaire para la danza, en donde el cuerpo, la cámara, el escenario y el montaje son uno solo, cambiando de imagen en un flash, pero no así el movimiento del intérprete.

El cuerpo del bailarín posee un ritmo propio y según las pautas de la coreografía diseñada, dialoga con la cámara y coquetea con el vídeo. Ambos, adquieren un tiempo, se mueven dentro de un escenario, pero si bien se exhiben juntos, no lo están. El efecto de la tecnología y la coreografía nos transporta a otra dimensión. El vídeo elegido inunda el escenario en su totalidad, y aunque solamente sea un bailarín el que dance en escena, a través de la proyección del vídeo y gracias a la tecnología digital, todo el espacio queda completo.

En los últimos años se ha incrementado notoriamente el número de artistas que la utilizan en sus obras y es la tecnología, la que se adentra y ocupa espacios cada vez más importantes e interesantes. Desde Sidi Larbi Cherkaoui, Pina Bausch pasando por la Random Dance y la Batsheva Dance Company, hasta un sin fin de compañías de mayor o menor formato, conocidas en mayor o menor medida, son las que se rinden y experimentan ante el infinito de la pantalla frente al movimiento.

En Furo, tres pantallas de proyección en ángulo rodean el escenario y un suelo de madera con pequeños cubos amarillos recrean un sentó virtual, es decir, un baño japonés virtual.

Ohad Naharin (1952) nació y se crió en Israel, donde estudió música y baile a la edad de 22 años. Naharin fue descubierto por Martha Graham, en ese entonces director artístico de la Batsheva Dance Company, quien lo invitó a unirse a su compañía en Nueva York. Después de un año con dicha compañía, Naharin pasó a profundizar más en la danza e ingreso en la Juilliard School of Music. Tras concluir sus estudios fue contratado durante un corto período por los entonces famosos Les Ballets du XXème Siècle en Bélgica y la Bat-Dor Empresa en Israel. Naharin debuto como coreógrafo en 1980 en la Kazuko Hirabayashi Studio de Nueva York. El mismo año, él también fundó la Ohad Naharin Dance Company (1980-1990). En 1981 creó su primer trabajo para la Batsheva Dance Company, y en 1987 fue invitado por Jirí Kylían para trabajar en colaboración con el Nederlands Dans Teater en Holanda, para el que creó más de 15 obras hasta 1990. Desde 1990, Naharin ha sido el director artístico de la Batsheva Dance Company.

Ha desarrollado su propia técnica que llama Gaga y es practicado por bailarines de la Batsheva. La Batsheva Dance Company fue fundada en 1964 por la baronesa Batsheva De Rothschild, junto con Martha Graham www.batsheva.co.il 

Tabaimo (Hyoto, 1975) una las creadoras japonesas más destacadas en el ámbito de la animación y el video-arte, Ayako Tabata, mejor conocida como Tabaimo, es uno de los jóvenes artistas actuales más representativos de Japón (Ayako Tabata). Sus exquisitas animaciones poseen una paleta de imágenes que evocan obras de maestros japoneses como Hokusai Katsushika.

La artista se ha basado en una serie de objetos rutinarios y simples de todos los días: una cocina, un tren, un cruce de la calle, etc, los que le permiten mostrar y estudiar la sociedad contemporánea japonesa. En la obra estas situaciones cotidianas cambian rápidamente y tienen la posibilidad de convertirse y pasar aceleradamente de lo onírico a lo absurdo. Tabaimo inventa y crea una nueva y compleja interpretación de los retratos del Japón del siglo 21. Mediante la combinación de símbolos icónicos de la cultura japonesa, tales como los luchadores de sumo, baños, una taza de sake, con imágenes de la vida cotidiana actual.

Centra su atención en la cotidianidad de la vida moderna nipona con una mirada divertida, pesimista y, a la vez, cargada de una extraña relación entre belleza y fealdad. Sus criterios estéticos se reconocen a simple vista una vez que se estudia Furo. La serie "Japanese Bathhouse-Gents 2003" se incluye en la obra coreográfica de Ohad Naharin utilizando el tradicional baño público japonés como el punto de partida desde donde comienza a desarrollar una serie de dibujos. La artista se  inspira en la disolución de la identidad y las antiguas normas del Japón.

"A diferencia de otras ilustraciones que he elegido, no tengo ninguna relación personal con el baño. Pero como el baño ha desempeñado un importante papel como un espacio social en el Japón a través del tiempo - y ahora está a punto de desaparecer - me ha nacido la tentación de utilizarlo como un valor ", explica. Actualmente es profesora adjunta en la Kyoto University of Art and Design. www.jamescohan.com

Por Carolina de Pedro ©2008 Danza Ballet

 Batsheva Dance Company in Furo . Photograph by Gadi Dagon

 Batsheva Dance Company in Furo Photograph by Gadi Dagon